miércoles, 23 de mayo de 2012

Que llueva, que llueva, la virgen de la cueva...

Las dehesas de Cercedilla es uno de esos lugares para disfrutar con la familia, con una amplia zona de picnic, verdes praderas y un amplio restaurante, Casa Cirilo, para los que quieren comer de menú.
El problema es que cuando hace buen tiempo suele haber bastante gente por lo que pierde parte del encanto.
Solemos ir siempre por estas fechas y en esta ocasión, daba igual que el parte anunciara mal tiempo, fuimos puntuales a la cita, eso si pertrechados para la lluvia.

Para los amantes del "manos hábiles" con una lona y unas cuerdas hacen maravillas, así que en unos minutos teníamos montado un tribilorio encima de una de las mesas de las dehesas.


No tuvimos que esperar muchos minutos para ver como los negros nubarrones cubrian el valle y las pocas personas que se habían atrevido a venir corrian en busca de cobijo o volvian con sus coches al pueblo. Poco después eramos los únicos que permaneciamos en Las Dehesas ... bajo la fuerte lluvia y el granizo.
Para los niños fué un momento diferente, de diversión, máxime cuando aprovechamos para comer mientras encima de nuestras cabezas corria el agua.



Tras el ruido de la lluvia, el frescor de la hierba y la dulce sensación de estar solos en el campo

"Que llueva, que llueva, la virgen de la cueva...."

Para más información:
- Página web oficial de Cercedilla (http://www.cercedilla.es/webturismo/)
- Restaurante Casa Cirilo - Teléfono: 91 852 02 41 - www.casa-cirilo.com